martes, 23 de julio de 2024
És notícia

OPINIÓN | Helena Martínez i Siurana: “Que la complicidad cambie de bando”

Foto del avatar
Imatge de la diputada Helena Martínez i Siurana. CEDIDA

Hoy no es veinticinco de noviembre. Terminamos septiembre con el recuerdo todavía de las fiestas mayores de verano y empecemos un otoño también bastante marcado por las fiestas mayores en las grandes ciudades.

Disfrutando de la fiesta mayor de Sant Miquel en Lleida, agotando los últimos días de Santa Tecla y aprovechando la Mercè, algunos debates televisivos han dedicado parte de sus tertulias para hablar de los protocolos de prevención y abordaje de las violencias machistas en entornos de ocio.

Y en este contexto, me sorprende la determinación de algunos tertulianos para afirmar que la clave para erradicar las violencias machistas radica en que las mujeres denuncien. Lo afirman con tanta seguridad que casi me dejo convencer si no fuera porque soy al otro bando, al de las mujeres.

Cuenta, con esto no digo que no sea importante que las mujeres denuncien si han sufrido o están sufriendo cualquier tipo de violencia machista. Hay que señalar, aislar y denunciar a los agresores. Con estas líneas tampoco quiero culpabilizar comentarios que probablemente se hacen con las mejores de las intenciones. Pero ¿sabéis qué pasa? Que el infierno está lleno de buenas intenciones y si el siglo XXI tenía que ser nuestro, estamos haciendo un poco tarde.

Lo que pasa es que a mí me han temblado las piernas volviendo a casa de noche y he tenido que correr hasta el portal. Me han levantado la falda en una discoteca y he sufrido situaciones, desgraciadamente como la gran mayoría de mujeres, por las que he sentido culpa, miedo, fastidio y rabia.

Señalar, aislar y denunciar. Sí. Cuando puedas, cuando quieras, cuando estés preparada. Porque lo cierto es que desde junio hasta el día de hoy han ocurrido más de tres agresiones al día. Tres que se hayan denunciado, ya que sólo se denuncian entre un 10 y un 20% de los casos.

Las violencias no se perpetúan porque las mujeres no denunciamos. Las violencias se perpetúan porque vivimos en una sociedad impregnada de machismo y el patriarcado ha construido un relato donde los hombres deben cumplir expectativas de virilidad, fortaleza y dominación.

Esta construcción social de la masculinidad, que asocia a las personas que se identifican como hombres con esta idea del hombre, los encierra en una caja muy dura y pequeña y les obliga, en gran medida, a alejarse de todo aquello que se considera femenino, porque es entendido como un signo de debilidad. Es esta idea de la masculinidad la que legitima y perpetúa el machismo.

Mientras haya impunidad, habrá violencias. Las mujeres hace tiempo que tenemos claro que no queremos pasar ni una pero necesitamos una sociedad implicada.

La prevención, el conocimiento y la educación nos puede ayudar a revertir esta situación. Necesitamos que los hombres no miren a otro lado. Tenemos aliados pero nos hacen falta más. La erradicación de las violencias machistas no pasa únicamente por la denuncia de la mujer que ha sufrido la agresión, pasa por que la complicidad cambie de bando.

Helena Martínez i Siurana

Diputada de Igualdad y Cooperación Internacional y concejala de ERC en Torrefarrera

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 9 =

Noticia anterior

Carles Pellicer: “La gestión de la vivienda social es una de las prioridades de la acción de gobierno”

Siguiente noticia

Carles Pellicer: “Hacer de alcalde de mi ciudad ha sido un honor”

Noticias relacionadas