miércoles, 12 de junio de 2024
És notícia

Los estudios de Fisioterapia de la UPF celebran 30 años de historia

Foto del avatar

La extranet celebra este año los 30 años del inicio de los estudios en Fisioterapia, la primera universidad pública catalana en implementarlos. Estudiantes actuales, exestudiantes, doctorandos y docentes explican su experiencia y destacan cómo ha evolucionado el grado a lo largo de los años.

Los inicios

El programa de los estudios en Fisioterapia de la UPF fue impulsado en el año 1993 por Isabel Salvat, que contaba con el apoyo de los profesores Manel Santafé, Montserrat Jové, Pilar Sardà y Rodrigo Miralles, entre otros. El grado se situó en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, en el centro histórico de Reus, pero actualmente también se realizan clases en la Unidad Docente del Hospital Sant Joan y en el Centro Tecnológico de Nutrición y Salud. Inmediatamente, en el siguiente curso, los estudios pudieron incorporar prácticas a centros externos gracias a la colaboración con el Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona, el Hospital Universitario Sant Joan de Reus y, más tarde, el Hospital Universitario Instituto Pere Mata.

Compaginar la teoría y la práctica ha sido el objetivo desde los primeros equipos docentes, con un peso importante de las sesiones prácticas desde el primer curso de los estudios. “Es algo que el estudiante agradece y reconoce porque es donde hace la transferencia de lo que ha aprendido en el aula”, afirma Sonia Monterde, docente y coordinadora del grado en Fisioterapia de la UPF. “Muchos centros de prácticas externas se sitúan en Reus y en localidades de alrededor. Por lo tanto, los fisioterapeutas formados en la UPF conocen la población a la que acaban atendiendo y muchos de ellos se acaban quedando a vivir y a trabajar aquí”, explica la coordinadora del grado, evidenciando así el vínculo con el territorio. Uno de los aspectos que destacan los estudiantes es la variedad de centros de prácticas que ofrece el grado, como hospitales universitarios, centros de atención primaria, clubes deportivos y sociosanitarios, entre otros.

Uno de los cambios más significativos que han experimentado los estudios, según Monterde, tuvo lugar en el año 2010 al pasar de una diplomatura de 3 años a una formación de grado de 4 años. Este paso permitió incorporar asignaturas que hasta entonces eran de posgrado, como bioestadística, de manera que la base científica de los estudios es más amplia. “Ahora, la estructura de los estudios está mucho más consolidada, aparte de la mejora en las aulas y las salas. No tiene nada que ver con antes”, destaca Fernando Guerrico, alumno de la primera promoción y profesor asociado de la asignatura de Salud Mental. Añade que el profesorado está más cualificado que antes, ya que algunos han podido hacer un doctorado. Es el caso de la Gisela Cisa, exalumna, doctorando y profesora. Cisa explica que “ahora se ha modernizado el tipo de fisioterapia y se ha introducido una fisioterapia más activa para que los estudiantes sean mucho más participativos con los pacientes”.

La evolución y el crecimiento del número de estudiantes y del profesorado del grado es claramente notable. Para Fernando Guerrico este es uno de los aspectos que más le impacta: “Cuando empecé a estudiar había muy pocos alumnos y los docentes provenían sobre todo del campo de la medicina”. Sonia Monterde explica que a partir de la quinta promoción ya había unos ochenta estudiantes por clase, un número similar al de los cursos actuales. Hasta el día de hoy, más de 1.800 fisioterapeutas se han graduado en la UPF.

Los estudios han permitido profesionalizar un sector necesario en el ámbito de la salud. De hecho, recuerda Guerrico que “hace 30 años eran tiempos de masajistas y curanderos, y estudiar fisioterapia otorgaba un estatus superior a nivel social”. En este sentido, la base científica es clave.

La investigación en fisioterapia, un paso más

Esta premisa, de transmitir conocimientos basados en la evidencia científica, la tenían presente desde el inicio todos los docentes. “El profesorado se esfuerza por estar al día y formarse en posgrados, jornadas y congresos. Todo lo que aprendemos lo aplicamos a nuestras asignaturas”, apunta Monterde. De hecho, el 90% del profesorado del grado ya es doctor, lo que repercute tanto en la investigación como en la calidad docente.

Ya desde la diplomatura, los alumnos tenían que llevar a cabo un trabajo parecido al actual Trabajo de Fin de Grado, en el que se exigía una determinada calidad y rigurosidad, y era la forma de introducirlos en la investigación.

Gisela Cisa recuerda que fue en cuarto curso que se empezó a implicar en la investigación como becaria: “Fue mi pequeño momento introductorio en este ámbito, pero actualmente estoy intentando hacer crecer la investigación con el doctorado.”

Sonia Monterde manifiesta que uno de los retos que se propone el ámbito de la fisioterapia en la UPF está vinculado con la investigación: “Tenemos muchos doctorandos, pero nos gustaría consolidarnos como grupo de investigación y tener más proyectos financiados y unir fuerzas”.

“A lo largo de estas tres décadas se han hecho pequeñas contribuciones, ya sea la publicación de artículos científicos o libros o la participación en congresos del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña o de la Asociación Española de Fisioterapeutas. En la Tarde Científica que se celebró el 22 de febrero con motivo de los 30 años de los estudios investigadores noveles, veteranos y profesionales compartieron las últimas actualizaciones científicas. Fue la constatación de que no sólo la enseñanza de grado sino también la investigación en fisioterapia “ha contribuido a un cambio social”, afirma Sonia Monterde.

Actos de celebración de los 30 años

“Mirar atrás y ver que todo el esfuerzo ha valido la pena es gratificante”, expresa Sonia Monterde. Especialmente porque se ofrecen estudios para formar profesionales que dan calidad de vida a la población, y estos estudios son públicos, por lo tanto, se puede acceder independientemente del nivel socioeconómico, concluye Monterde.

Para celebrar las tres décadas desde que se implementaron los estudios en Fisioterapia, se han organizado diversos eventos. Para el jueves 7 de marzo se han programado unas Olimpiadas Universitarias, que tendrá lugar en el Centro Tecnológico de Nutrición y Salud de Reus, donde los estudiantes participarán en una gimnasia para demostrar su conocimiento práctico en fisioterapia. El acto final y conmemorativo tendrá lugar el próximo viernes 12 de abril en el Aula Magna de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud. Se reunirán tanto fisioterapeutas que han formado parte de la historia del grado como estudiantes actuales.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticia anterior

Paco Aranda: “Los presupuestos catalanes de 2024 son buenos para el Vallès Occidental”

Siguiente noticia

Asaltan a un directivo de Huawei para robarle el reloj en el centro de Barcelona

Noticias relacionadas