La Catedral y el Museo Diocesano reabren sus puertas este sábado

Para la reapertura, se contemplan las nuevas medidas de seguridad por el Covid-19

Imagen de la Catedral de Tarragona. Foto GOOGLE MAPS

La Catedral de Tarragona y el Museo Diocesano reabrirán el uso cultural y turístico el próximo sábado 4 de julio tras haber permanecido cerrada a las visitas 112 días desde el pasado 13 de marzo. Durante las últimas semanas se ha trabajado un plan de contingencia que recoge los protocolos de actuación para que la reapertura a la visita cultural y turística no aumente el riesgo de contagio comunitario, así como las medidas de protección necesarias para los trabajadores, visitantes y proveedores.

El uso cultural y turístico del conjunto catedralicio permite al Cabildo generar ingresos necesarios para la conservación, restauración y mantenimiento del patrimonio. En el año 2019, 130.000 visitantes pudieron disfrutar del conjunto catedralicio, el 60% de ellos internacionales.  Durante estos meses de cierre forzoso se han perdido más de 50.000 visitantes. Los gestores esperan este año una caída brusca de los visitantes; con la reapertura se quiere contribuir a mejorar la oferta cultural de Tarragona y su posicionamiento como destino cultural seguro.

Para la elaboración del protocolo de seguridad se han tenido en cuenta las recomendaciones específicas de los “Sitios Patrimoniales” del Instituto para la Calidad Turística Española, y que permiten identificar y analizar los riesgos en sus organizaciones, así como a implementar las mejores prácticas en el servicio, instalaciones y con el personal para hacer frente al virus.  También se han considerado otras medidas para la reducción del contagio por el coronavirus COVID-19, de manuales elaborados para otros subsectores turísticos.

El conjunto catedralicio, con el fin de implantar y hacer seguimiento del Plan de Contingencia, ha creado un Comité específico de Gestión integrado por Sofia Mata de la Cruz, directora del Museo Diocesano de Tarragona, Antonio Martínez Subías, responsable del Patrimonio artístico y documental y síndico primero del Cabildo Catedralicio, y Francisco Javier Castillo, consejero delegado de DNA Turismo y Ocio, así como los coordinadores de la empresa en la Catedral.