El AMB invertirá 53,5 millones en una planta de biofertilizantes “pionera” en Europa

Proporcionará fertilizantes al Parque Agrario del Baix Llobregat a partir de 2024

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) aprobó en la Junta de Gobierno del pasado 10 de noviembre la licitación del proceso constructivo del Centro de Producción de Biofertilizantes y Adobos (CEBA), una “experiencia pionera” en Europa en la que se invertirán 53,5 millones de euros.

La planta se situará en Viladecans (Barcelona) y permitirá satisfacer las necesidades de fertilizantes y adobos del Parque Agrario del Baix Llobregat, que es el “principal centro de producción alimentaria del área de Barcelona”, ha informado el AMB en un comunicado.

Se prevé que la construcción del centro empiece a mediados de 2022 y terminarla antes de finales de 2023, con el objetivo de que entre en funcionamiento en 2024, y el vicepresidente de Ecología del AMB, Eloi Badia, ha enmarcado este proyecto en la apuesta por la economía verde y circular.

“Es una oportunidad única para la colaboración y el trabajo en red entre distintos agentes, que deben dar ejemplo para la creación de nuevas economías más resilientes y sostenibles, generadoras de empleos, próximos y arraigados al territorio”, ha añadido Badia.

El principal reto del AMB es superar las cifras actuales de recogida selectiva, estancadas en cerca del 37% desde los últimos años, y alcanzar el 55% de reciclaje en 2025, en un proyecto que busca mejorar la recogida de la fracción orgánica y resto.

Por este motivo, y en previsión de un aumento de la recogida de fracción orgánica en los próximos cinco años, “se hace necesaria una nueva instalación en el ámbito metropolitana como el CEBA que permita disponer de una capacidad de tratamiento adecuado”.

900.000 TONELADAS AL AÑO

Según el AMB, el CEBA marcará un “paso más” en la desvinculación de la dependencia de los depósitos controlados y la valorización energética, ya que maximiza la recuperación material produciendo recursos de proximidad.

Será una instalación destinada a recuperar los nutrientes de la fracción orgánica de los residuos municipales (FORM) en forma de recursos útiles como adobos, fertilizantes y agua para la agricultura, y su capacidad de tratamiento anual se estima de 900.000 toneladas anuales.