Colau espera que las guarderías municipales puedan abrir en junio

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha dicho este lunes que espera que las guarderías municipales de la ciudad puedan abrir en junio, aunque ha precisado que la decisión se deberá tomar junto al resto de administraciones y con las autoridades sanitarias.

Lo ha dicho en una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, en la que ha afirmado que quiere que las guarderías abran “lo antes posible” de la mano de las familias y la comunidad educativa.

“No podemos improvisar, pero nos gustaría que estos equipamientos sirvan, como mínimo, como espacio de reencuentro y acompañamiento de los niños”, y ha recordado que en la ciudad hay muchos que pasan el confinamiento en espacios precarios.

También ha dicho que el Ayuntamiento trabaja para ampliar la oferta de ocio para infantes en verano: “Hay más niños que pasarán el verano en la ciudad después de dos meses en casa. También tenemos en cuenta que hay familias con economías precarias”, ha añadido.

“PONE EN RIESGO LA VIABILIDAD”
Colau también ha alertado sobre la caída de ingresos en Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) causada por el descenso de las validaciones durante el confinamiento, que ha cifrado en 30 millones de euros: “Pone en riesgo la viabilidad”, ha asegurado.

Ha insistido en la necesidad de que el Gobierno central deje a los ayuntamientos usar sus ahorros para impulsar políticas de proximidad contra la crisis causada por el Covid-19: “Lo hemos hecho llegar por tierra, mar y aire. Nos han dicho que esperan que sea posible”, ha detallado.

NO DESMONTAN LOS PABELLONES
Preguntada sobre los cuatro pabellones que habilitó el Ayuntamiento para reforzar el servicio de los hospitales de Sant Pau, Vall d’Hebron, Clínic y Mar, Colau ha dicho que, por ahora, “no funcionan pero no se han desmontado”, y que están en reserva ante un hipotético rebrote.

En relación a las residencias de ancianos, la alcaldesa ha asegurado que el modelo actual no ha funcionado frente a la crisis del coronavirus, y ha insistido en que han pasado “cosas muy graves que se deberán investigar”.