El Barça busca tomar aire contra Osasuna

El equipo entrenado por Ronald Koeman ha obtenido tan solo 3 victorias en 8 partidos, igualando entonces el peor arranque desde la temporada 1991-92, época en la que el mismo defensa holandés jugaba en el club blaugrana. Si en aquella temporada el Barça terminó ganando la Champions League, la primera de su historia, gracias a un trallazo de Koeman contra la Sampdoria, en la campaña actual las sensaciones no son igual de buenas. Eso porque el once del holandés no parece desprender un juego claro y, sobre todo, porque muchos jugadores no están rindiendo como deberían, o incluso están teniendo problemas físicos importantes.

La lesión de Gerard Piqué, que sufrió un esguince de tercer grado en el ligamento lateral interno y una lesión de ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, podría dejar al central catalán fuera de cualquier tipo de competición hasta final de temporada. Una baja sensible la de uno de los capitanes y de los líderes de un vestuario que ya no encuentra su Norte y tiene al primer capitán Lionel Messi en un momento complicado desde el punto de vista anímico. “Estoy cansado de ser siempre el problema de todo en el club”, declaró la Pulga hace unos días en relación con las polémicas declaraciones de algún cercano de Antoine Griezmann, con el que comparte vestuario hace año y medio.

Pese a todo, y después del compromiso de Champions League contra el Dinamo Kiev, el equipo culé tiene una ocasión importante para levantar cabeza en el campeonato contra el Osasuna el domingo en el Camp Nou. En este choque los catalanes se ven como en clara ventaja, según los pronósticos de la casa de apuestas bwin. Al fin y al cabo, la diferencia de potencial y de plantel entre los catalanes y los navarros es importante, y todo apunta a que la calidad de los jugadores blaugrana termine siendo decisiva.

No hay que olvidar, sin embargo, que al final de la temporada pasada el cuadro rojillo se impuso en la Ciudad Condal por dos goles a uno, ampliando entonces la crisis del equipo entonces entrenado por Quique Setién. Por su parte, Messi podrá llegar a este choque descansado y con la mejor preparación posible, ya que no ha sido convocado por el viaje a Kiev, algo que siempre puede desgastar físico y ánimo, sobre todo en un momento como éste en el que el argentino necesita sentirse más arropado. El Osasuna, por su parte, llegará al Camp Nou en un mal momento, ya que lleva tres partidos sin ganar. Sin embargo, los de Arrasate han cosechado hasta el momento 11 puntos en la clasificación, es decir los mismos que los catalanes. El partido del Camp Nou será entonces clave para los de casa, que buscan aire fresco y, sobre todo, necesitan revertir la mala tendencia actual.