miércoles, 17 de julio de 2024
És notícia

Comienzan las restricciones de acceso al cabo de Creus desde Roses

Foto del avatar

Comienzan las restricciones de acceso al Cap de Creus desde Roses (Alt Empordà), que este año se alargan casi un mes y medio más. Desde este sábado y hasta el 11 de septiembre, la barrera que da acceso al parque natural desde la carretera Montjoi permanecerá cerrada para los coches y autocaravanas entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde. El año pasado la restricción se aplicó en un periodo más corto: entre el 15 de julio y el 31 de agosto. Este sábado por la mañana, ha pasado tanto personas que estaban al tanto de la medida y podían acceder al parque porque eran vecinos de la zona o bien habían hecho una reserva, como otras que han tenido que dar media vuelta, pero que coincidían en decir que “está bien que se proteja el parque y no se masifique”.

A partir de las diez de la mañana de este sábado se han empezado a formar pequeñas colas en la carretera Montjoi, que une Roses con las calas del término municipal que están dentro del cabo de Creus. La acumulación de vehículos a esta vía es consecuencia de la barrera que restringe desde ahora y hasta el 11 de septiembre el acceso al parque natural y que este año se ha colocado casi un mes antes que el año pasado -cuando se cerró el acceso el 15 de julio-. “Es un lugar frágil, con muchos valores naturales y la masificación puede ser un problema”, ha explicado el director del Parque Natural del cabo de Creus, Ponç Feliu, que detalla que “por ello, se restringe el acceso con vehículos tanto desde Roses, como desde Cadaqués hacia el faro del cabo de Creus”.

El objetivo de la limitación es evitar las saturaciones, así como reducir el impacto sobre el medio natural y minimizar riesgos en casos de emergencias que requieran activar protocolos de Protección Civil. Además, avanzando la restricción se quiere abarcar fechas del calendario durante las cuales hay “gran afluencia de público” como son la verbena de Sant Joan y la Diada. “Hemos decidido alargarlo porque el año pasado tuvimos fechas críticas”, ha afirmado el concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Roses, Lluís Espada, que ha añadido que “el verano pasado se restringió el acceso a 400 vehículos cada día en julio y a 800 por día en agosto”. Una afluencia que ha dicho que es “desmesurada” y que “el parque no puede soportar”.

Restricción de acceso

Las medidas de restricción en el cabo de Creus para el acceso motorizado se aplican en Roses por cuarto verano consecutivo. En concreto, se barra el paso a vehículos de cuatro ruedas o más, que no pueden entrar en el parque entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde ningún día de la semana. En cambio, sí pueden pasar peatones, ciclistas y motoristas, así como vecinos de la zona, clientes de actividades del parque y trabajadores -siempre que presenten una declaración responsable o acrediten la reserva-. Este ha sido el caso este sábado por la mañana de Arantxa Barreiro y su familia, que habían sido previsores y tenían una reserva para comer dentro del parque: “Estábamos al caso de la medida, pero no entendemos que solo se controlen los coches y no se limiten las motos ni la gente que entra a pie o en bici”.

Por el contrario, decenas de vehículos han tenido que dar media vuelta y cambiar de planes. La valenciana Cristina Cuenca que se dirigía con unas amigas ha explicado que a pesar de no esperárselo, les parece “bien” la medida. Lo que no le ha gustado es no encontrar señalización antes de llegar a la barrera: “Hemos ido subiendo sin saberlo y no nos hemos encontrado la sorpresa hasta que hemos llegado aquí arriba”. Lo mismo le ha pasado a Aritz Lazcano, un turista procedente del País Vasco que se dirigía con la familia: “Hoy tendremos que cambiar de planes y mañana venimos más templando porque queríamos estar en estas calas; pero cualquier medida para proteger el medio nos parece bien”. Por último, Xavier Munuera también ha tenido que dar media vuelta: “No nos lo esperábamos, pero nos parece perfecto que se evite masificar el parque y el entorno natural”.

Este punto de control con la barrera de acceso se han mantenido en la ubicación del año pasado, en el paraje de La Torre d’en Sastre. Desde aquí, lamovilidad para volver hacia Roses es más fácil cuando la barrera está cerrada porque hay más espacio de maniobra para girar que en la ubicación anterior, en el mirador de Falconera. En relación con el estacionamiento de vehículos, estará prohibido en todas las calas del parque natural entre medianoche y las seis de la mañana, también los siete días de la semana. Las restricciones están consensuadas previamente con el órgano gestor del parque.

Ampliar las medidas

Desde el Ayuntamiento de Roses, tal y como ha detallado el concejal de Medio Ambiente, quieren “ir evolucionando y mejorando cada año para hacer más seguro el parque y preservarlo”. Algunas de las medidas que sopesan son las de habilitar un transporte público “para facilitar el tráfico dentro del parque” o colocar un control de acceso digital como el que ya tienen instalado en Cadaqués (Alt Empordà). Desde el parque natural, el director Ponç Feliu defiende que las medidas que se aplican “dejan respirar el entorno natural y permitir que todo siga su curso, sobre todo en momentos como el verano que son muy duros por el cambio climático”.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eighteen − 6 =

Noticia anterior

El exconsejero Girón recela de la financiación singular: “No puede ser una levantada singular de camisa”

Siguiente noticia

Una delegación del Consejo General participa en la sesión plenaria de verano de la APCE

Noticias relacionadas