Salou, una ciudad cada vez más segura

Crónica de Teobald

La seguridad de una localidad se mide con varios indicadores, uno de ellos, el más evidente y preocupante para la ciudadanía, es el número de actos tipificados como delictivos, que le provocan la sensación de inseguridad.

En Salou, según pudimos saber en la última Junta de Seguridad Local celebrada a principios de este mes de julio, la delincuencia descendió un 26%. Si esta cifra se suma a la bajada experimentada el pasado año en porcentajes similares, tenemos que el municipio de Salou mantiene una trayectoria decreciente de actos delictivos. Y para un municipio turístico como Salou, este hecho hace que se consolide su atractivo y su competitividad si tenemos en cuenta que la seguridad, la tranquilidad y la convivencia es una de las motivaciones principales a la hora de viajar y de elegir un destino vacacional familiar.

En este sentido, entendemos que la labor de los cuerpos y fuerzas de seguridad que operan en Salou (Policía Local, Mossos d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional) merecen una nota alta por su coordinación y eficacia en el desarrollo de sus funciones, competencias y responsabilidades, especialmente las preventivas. Recordemos que Salou cuenta en verano con un incremento de los agentes de la policía según las necesidades del momento y la temporada.

Pero un municipio turístico no sólo nos ofrece seguridad en el campo de una buena gestión policial; también existen otros aspectos que contribuyen a una percepción de confianza y de garantía de protección frente a los riesgos y peligros. Una administración atenta a la actividad social y turística implementa medidas y proyectos de ciudad que disminuyen las posibles contingencias y amenazas, y pacifican el espacio público.

En este sentido, Salou, a través de su gobierno local, ha logrado librarse de la peor amenaza hacia la integridad física de las personas como era el paso de unas vías ferroviarias por su centro, que ha comportado no pocos accidentes a lo largo de su historia.

La construcción del Eje Cívico en el lugar que ocupan las vías transformará este ámbito en lugar seguro, esponjado y apto para el disfrute ciudadano. Pero también las ya iniciadas obras de canalización del barranco de Barenys en la zona de poniente, supone un proyecto de eliminación de riesgos y perjuicios a los bienes privados y públicos de Salou, donde muchos ciudadanos y ciudadanas han sido víctimas de las endémicas inundaciones de las aguas pluviales procedentes de Reus.

Por lo tanto, vemos que Salou ha sido siempre un municipio atento y alerta, y en muchos casos luchador, para garantizar la mejor seguridad y las mejores condiciones a los residentes y a los visitantes, para favorecer e impulsar una buena calidad de vida.