¿Quién no quiere el Eje Cívico de Salou?

CRÓNICA, de Teobald

¿Alguien ha preguntado a la población residente de Salou si en vez de las vías por el centro urbano con todos los problemas para la movilidad de personas y vehículos que comporta, quiere una gran avenida que facilite una mejor comunicación interna y abra este espacio en el recreo, a la convivencia y al paseo de las personas? ¿Alguien prefiere una infraestructura ferroviaria con todo lo que conlleva de ruidos y molestias a la recuperación de un espacio que pacifique y esponge el centro urbano?

Desgraciadamente siempre encontramos posiciones opuestas a progresar y comprender cambios que reportan beneficios colectivos. Y éste es el caso de unos pocos propietarios y una asociación del barrio de la Salud de Salou, que con una visión muy particular, quisieran que nada cambiara cuando en realidad todo el mundo, incluidos ellos, con el proyecto del Eix Cívic, verán transformar una zona degradada por el paso del tiempo y por servidumbres endémicas como las vías y el barranco de Barenys, en una zona moderna, espaciosa, tranquila y bien comunicada. ¿Motivos? Pues según podemos entender, por lo que han denunciado, simplemente por la construcción de unos pocos edificios. ¿Y alguien se ha preguntado que suponen estos edificios para los presuntos afectados? Pues, según algunas respuestas averiguadas, que las ventanas de sus cocinas, lavaderos y partes traseras de sus inmuebles, en vez de dar a las vías, darían a una nueva y flamante calle peatonal de casi 10 metros.

Está bien escuchar e intentar llegar a acuerdos, como bien hace el alcalde de Salou con los cuatro en discordia. Pero el Eix Cívic es un proyecto de ciudad, de toda la ciudad. Es verdad que nunca llueve a gusto de todos, pero muchos quisiéramos que nos lloviera un Eje Cívico como el de Salou que nos mejorara las calles, los servicios y la imagen.