Jordi Nieto: “21D: Resacón Electoral y sin Ibuprofeno”

Una República inexistente que de momento tiene como Presidenta de la  Generalitat a la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría

Sinceramente, hay cosas que no me las explico.

Partamos del tópico de que Catalunya, históricamente, ha sido tierra de izquierdas.          21 D: El 73% de los votos escrutados en el transcurso de la jornada electoral fueron directamente a dos partidos que distan mucho de lo que podríamos entender como izquierda.

Ciutadans con Inés Arrimadas en la cabeza y 37 escaños, se proclamaba el ganador del plebiscito bajo los gritos de Presidenta, Presidenta, dejando la plata para el partido encabezado desde Bruselas por Carles Puigdemont, Junts Per Catalunya.

No será hasta la tercera posición y ocupando el bronce que no encontramos a un partido claramente de ideología de izquierdas como es Esquerra Repúblicana,  quien paradójicamente partía como el principal ganador de las elecciones en todas las encuestas realizadas.

Era la secretaria general de este partido,  Marta Rovira, quien  minutos antes de tener el 98% de los votos escrutados y ya en tercera posición con 32 escaños, aparecía en pantalla ofreciendo una imagen de alegría y celebración, digna de cualquier ganador de elecciones, lejos de dar cualquier tipo de resultados y obviándolos de todas las formas posibles.

En su discurso,  Marta Rovira con Carme Forcadell a sus espaldas,  arremetía  claramente contra el Gobierno Español, hablando de una República. Una República inexistente que de momento tiene como Presidenta de la  Generalitat a la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría.

Una república inexistente de la que, tal y como aclara el acta emitida por el Tribunal Supremo del pasado 9 de Noviembre, la Sra. Forcadell: “Reniega de la Declaración Unilateral de Independencia de Catalunya y se muestra completamente arrepentida de lo sucedido”.

La verdad, es que no costaba mucho imaginarse a la Sra. Marta Rovira  en lo alto de una tribuna del foro Romano, vestida con una túnica, su melena rizada y su tez blanca hidratada con baños de leche, proclamando la República; Justamente todo lo contrario a lo que hizo Cleopatra, hija de Ptolomeo y quien abolió la República Romana para dar paso al Imperio en el año 51 a.C.

No sólo será Marta Rovira quien esa noche nombrará esta República Catalana en la que actualmente debemos estar viviendo y no nos hemos enterado. Y es que Carles Puigdemont desde Bruselas, como ya nos tiene acostumbrados, no podía ser menos y amenazaba con poner contra las cuerdas al Estado Español afirmando por Skype “Que España tiene un pollo de cojones”. Mientras que en pantalla y para los medios de comunicación, esta vez sin previo pago y sin veto a los medios españoles, hablaba de un voto catalán mayoritariamente independentista.

Esta es otra de las cosas que me cuesta entender: el voto, el escaño o el escaño y el voto con esta ley electoral que parece no tener la tan famosa obsolescencia programada. Esta Ley de Hondt que te permite ganar las elecciones en escaños y no en votos, pero oiga: ¿Es qué un voto de Girona es más importante que uno de Tarragona?. Supongo que es por estas cosas que luego uno se pregunta que cómo va a  ir bien este país.

De la noche electoral del 21D, si hay alguna aparición televisiva magistral, se la dejo a Artur Mas. Era para la Sexta y  faltaban pocos minutos para la una de la madrugada, cuando el M.H. President aparecía en pantalla luciendo una corbata de esas dignas de la jet set catalana con casa en Menorca para el verano y en la Cerdanya para el invierno. Como era de esperar,  no fue el look lo más acertado de Artur Mas sino que lo fue su intervención.

Una intervención dura, donde recordaba los deleznables actos de violencia acometidos por algunos miembros de los cuerpos de seguridad  el pasado 1 de octubre. En esta misma intervención, aprovechaba para recordar el rechazo al diálogo en tiempos pretéritos por parte del Gobierno de España y también, aprovechaba para remarcar la rotunda negación de volver a hablar de unilateralidad por parte del Govern, pero no de negociación.   Un discurso muy alejado de lo que nos decía Carles Puigdemont, quien minutos antes y desde Bruselas, demostraba que pese a ser la misma moneda, en este caso, no son las dos caras iguales.

Podríamos hablar de muchas más aportaciones que nos brindo la pequeña pantalla la noche electoral del 21D, como por ejemplo, el asumido varapalo del partido que encabezaba Iceta con las candidaturas del Partit Socialista de Catalunya i Units per Avançar, quien quedo en cuarta posición y con 17 escaños y que lejos de enorgullecerse de ellos, aprovechaba para felicitar a Inés Arrimadas por su victoria electoral. De esta manera,  aprovechaba también para reconocer que sus resultados no eran los esperados y mucho menos los deseados.

Varapalo también para Els comuns que consiguieron sólo ocho escaños de los once iniciales, la CUP con tan solo cuatro escaños perdiendo seis,  y en exagerada proporción para el PP, quien consiguió solo tres de los once que partía. Dejando así,  un grupo mixto de lo más variopinto formado por la CUP y el PP que de bien seguro, dará que hablar.

Y es que son muchas las dudas que me asaltan y la incertidumbre que han dejado estas elecciones que se presentaban claramente como la alternativa a esta vorágine de hechos y que han marcado la actualidad de Catalunya estos últimos meses. ¿Volverá Puigdemont? De lo contrario, ¿Se quedará en Bruselas?,  ¿Hasta cuándo estará Junqueras en prisión?.

ERC, hace unas horas, declaraba que pretendía restituir el Govern legítim, con Carles Puigdemont al frente, justamente haciendo lo contrario a lo que prometió en su programa. Entonces, ¿Por qué no aprobaron la candidatura única?, y la CUP, ¿Qué hará la CUP, volverá a investir a un presidente?, ¿Tendremos presidente el 23 de Enero?,  ¿Habrá elecciones en Mayo o Junio?,  ¿Volveremos a ver a algún político haciendo campaña en el Deluxe?… En caso afirmativo, leía hace unos días atrás que  Mediaset dibujaba nubes negras sobre el formato  de Gran Hermano VIP.

Y digo yo, que en caso de nuevas elecciones aprovechando que alguno ya se conoce los platós de Telecinco, viendo el tremendo cristo que nos tienen montado  y sabiendo que el periodo de emisión del programa coincide con una posible campaña electoral…  No me parecería una barbaridad meter a los políticos  en una casa de estas condiciones y sin noticias del exterior. Sería una gran ayuda, estoy seguro.

Sí, señores: Panem et Circenses

Jordi Nieto