martes, 23 de julio de 2024
És notícia

El Hospital del Mar realiza la primera cirugía láser para tratar con ablación termal un glioblastoma inoperable

Foto del avatar

El Hospital del Mar es el primer hospital del estado español que usa la ablación con láser guiada por resonancia magnética para tratar un glioblastoma, un tipo de tumor cerebral primario muy agresivo. Este nuevo abordaje utiliza una técnica mínimamente invasiva, la terapia térmica intersicial con láser o LITT. En los centros donde se utiliza esta técnica se reserva principalmente a pacientes con epilepsias refractarias a otros tratamientos. El caso que se llevó a cabo en el centro catalán tuvo lugar el 21 de mayo, en un hombre de 45 años, que ya había sido operado en 2022 y que tuvo una recidiva tumoral en 2023, que se volvió a operar. Este año sin embargo tuvo una nueva recidiva, que se ha tratado con esta técnica.

Este abordaje està reservado para casos muy concretos de glioblastoma. Deben ser pacientes con tumores que no se puedan extraer quirúrgicamente, y en los que se hayan agotado todos los tratamientos sistémicos habituales en el tratamiento del glioblastoma. Además, el tumor debe tener unas dimensiones determinadas, de unos tres centímetros, una forma geométrica determinada, y el paciente debe estar en buen estado físico y neurológico para poder soportar las posibles complicaciones de la intervención. Todos aquellos casos que no se ajusten a estos parámetros no son tributarios de esta técnica.

Segunda recidiva de glioblastoma

El caso intervenido en el Hospital del Mar es el de un hombre operado con cirugía abierta por primera vez en 2022, con resección completa, y recidiva tumoral en 2023. Este segundo tumor se pudo operar de nuevo con cirugía abierta, también con resección completa. En el año 2024 se detectó una nueva recidiva con afectación del área de la motricidad y del cuerpo calloso, un área con implicaciones cognitivas muy importantes. La gran probabilidad de secuelas neurológicas hizo decidir no indicar una cirugía abierta. Ante esta situación, se decidió hacer uso de esta nueva técnica.
Antes del procedimiento se llevó a cabo una preparación exhaustiva que implicó hacer una pre habilitación de las áreas elocuentes motoras y cognitivas del paciente, alrededor del tumor, mediante estimulación magnética transcraneal y rehabilitación cognitiva y motora intensa. Esta pre habilitación se hizo con el equipo científico del Instituto Guttmann dentro del Proyecto Prehabilita. Era la primera vez en el mundo que un paciente se sometía a este proceso como preparación para llevar a cabo una cirugía de LITT.

La cirugía empieza con una planificación días antes de las trayectorias escogidas para las dos sondas láser dentro del tumor. La cirugía se realiza con anestesia general, y, con la ayuda de un brazo robótico, se colocan las sondas con una precisión milimétrica. Una vez colocadas las sondas, el paciente y el equipo quirúrgico se trasladan a la sala de resonancia magnética, donde está el equipo destinado a realizar la ablación térmica. El procedimiento lo dirigen de forma conjunta el doctor Jaume Capellades, jefe de la Unidad de Neurorradiología del Servicio de Radiología del Mar, y el equipo de Neurocirugía Funcional, formado por las doctoras Gloria Villalba y Nazaret Infante.

El grado de ablación se evalúa a través de mapas de termografía por resonancia, que muestran en tiempo real la temperatura tanto en los puntos a destruir como en los de seguridad. Esto permite hacer un seguimiento constante del proceso, proporcionando gran precisión en la necrosis inducida y, sobre todo, seguridad.

En total, fueron cuatro horas dentro de la resonancia hasta finalizar el tratamiento, con el apoyo de los profesionales del equipo del Servicio de Anestesiología.

Recuperación sin secuelas

El paciente fue dado de alta en el quinto día después de la intervención y no presenta secuelas, descartando tanto el sangrado como la aparición de edema. De hecho, ha recuperado algunas de las capacidades que se habían visto afectadas por el tumor. Las pruebas con contraste llevadas a cabo tras la intervención muestran que ya no se produce captación del contraste por parte de las células tumorales en el cerebro, lo que sólo se produce en aquellos casos en que el tratamiento empleado tiene éxito. Sin embargo, el equipo médico hace un llamamiento a la prudencia, ya que es necesario un seguimiento a medio plazo para ver el impacto en la evolución de la enfermedad.

El Hospital del Mar ha incorporado la técnica LITT a su cartera de servicios, tanto para tratar glioblastomas como metástasis cerebrales.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

two × two =

Noticia anterior

Un ciclista muere en el Vallès

Siguiente noticia

El Congreso avala considerar agentes de la autoridad a los funcionarios de prisiones

Noticias relacionadas