Martín Grondona: “Una nueva frustración se avecina y se llama 21-D”

0
408
Karting Comarruga 728×90

Es lamentable, pero ningún partido político llevará en su programa electoral una batería de medidas económicas para generar empleo. Tampoco un plan de choque contra el desempleo y los parados de larga duración.

Pronto comenzará la campaña política para elegir un nuevo gobierno en Catalunya.

Y todos sabemos que estas no son elecciones “normales”.

Tampoco el 21-D será la “fiesta de la democracia”, porque estas elecciones son la consecuencia de la aplicación del artículo 155 que el Partido Popular impuso en Catalunya por aprobación del Senado donde tiene una injustificada mayoría y fue apoyado por el PSOE y Ciudadanos.

Pero algo debe quedar muy claro. Estoy convencido de que sin el apoyo del PSOE y Ciudadanos, no hubiera habido cargas policiales el 1 de octubre, no se hubiera aporreado al pueblo y no habría presos políticos ni políticos presos, y la gente y el pueblo catalán que quería votar, se hubieran expresado libremente y sin problemas en un referéndum que todos sabíamos ilegal y por lo tanto, no hubiera pasado nada que no sucediera el pasado el 9-N.

Porque la democracia es votar, pero además es escuchar al diferente, aceptar otras opiniones por más disparatadas que sean. Y para que la democracia sea útil, pasadas las elecciones y contados los votos, esos resultados deberían servir para encontrarnos en proyectos comunes y mejorar la calidad de vida de los habitantes y justamente hoy no hay proyectos comunes, ni uno siquiera.

Y es por ello que el 21-D y me encantaría equivocarme, no servirá para nada; y no pasará nada porque no habrá encuentro de ideas ni nada de eso y esto es lamentable y tremendamente horroroso.

La vergüenza protagonizada estos últimos meses por el Partido Popular y por el Gobierno de Catalunya quedará registrado en los libros de historia como un ejemplo de lo que no se debe hacer en política, que es justamente intentar imponer ideas y opiniones excluyendo de cabo a rabo lo que opinan los demás e importando “un pito” las consecuencias.

El 1 de octubre ganó la irracionalidad, de ambos lados. Ganó el absurdo. Perdió la política. Porque la unilateralidad no va a ningún lado.

Muchos de estos políticos irracionales otra vez volverán a encabezar las listas electorales buscando revancha entre ellos mismos, entre los políticos,  y es realmente inaudito y extravagante.

Y entonces me pregunto al día de hoy,… ¿algún partido político pensará seriamente en los parados?
Y vuelvo a preguntar… ¿algún partido político hablará con conciencia de las consecuencias de la falta de trabajo y la desesperación que ello conlleva y construirá soluciones?
Y finalmente… ¿alguno de los partidos políticos pondrá en sus plataformas que hay que acabar ya con los desahucios?

Con Rey o con República, sería interesante y sobretodo inteligente que alguien esté pensando en las enfermedades crónicas, la angustia y la depresión que hoy mismo tienen millones de parados nacionalistas e independentistas.  Ni que decir que aquellas familias que han perdido todos sus ahorros y pierden su vivienda justamente por falta de trabajo.

Señores políticos de la primera línea, señores tertulianos que día a día opinan en todos los medios de comunicación y redes sociales, deberían saber que la falta de empleo es el CANCER de una sociedad y ustedes están en otro tema… y si ustedes están en otro tema, pues estamos  “en el horno”,  y entonces vuelvo a preguntar… ¿para qué sirve votar y la democracia si no ayuda al ciudadano de a pie?

Porque la falta de ofertas de empleo junto al trabajo basura y el paro en España continúa siendo alarmante. Los contratos por horas o de un día y un salario mínimo que sabemos precario y no alcanza parecería ser que a nadie le importa y claramente veremos que es un tema menor y  secundario en estas próximas elecciones.

¿Algún plan de choque contra el desempleo? ¿Alguna batería de medidas económicas para generar empleo?

Pues parece que no hay ninguno. Por lo menos y por lo visto así es en mi partido, y que decir del resto.

En estas elecciones solo importa si ganan los nacionalistas, los independentistas o los del medio, aquellos que inútilmente insisten en la tercera posición de en no apoyar ni el 155 ni la DUI, y que claramente no ha servido para nada porque justamente hubo 155 y hubo DUI. Vaya error de cálculo.

En política hay que asumir los tiempos difíciles, eso está claro. No obstante, la generación de empleo debería ser el eje central y un objetivo primordial de cualquier democracia y creo afirmar sin equivocarme que nadie tiene ni un esbozo, un esquema o un diseño de un  plan serio y sostenible para nuestra sociedad para consensuar y llevar a cabo una política de generación de empleo, sea público o privado.

Y es realmente vergonzoso. ¿Alguien tomará conciencia de ello?

Martin Grondona
Fundador de PODEMOS CUNIT

FER UN COMENTARI